viernes, 6 de mayo de 2016

MÚSICA CON LOS PIES: DESCUBRIENDO EL MAKEY MAKEY

Llevamos unas semanas investigando y trabajando con una plaquita que nos tiene enamorados. Makey Makey llegó este año a nuestra clase y nos está permitiendo trabajar muchas actividades con él. Os vamos a enseñar cómo esta semana hemos tocado música con nuestro cuerpo, y con agua! 

Antes de todo os explicaremos que makey makey es una placa que permite migrar las teclas del teclado a cualquier cosa externa, para que a través de materiales conductores, poder experimentar y jugar de diversas maneras.

Nosotros lo estamos usando de varias, pero en esta ocasión os mostraremos cómo a través de la app que makey makey tiene en su página con el piano, experimentamos con nuestro cuerpo y con el de los otros.

Así, la placa tiene diferentes enganches que conectamos con unos cable cocodrilo entre la placa y aquellos materiales conductores con los que queramos trabajar. En esta ocasión activamos la app del piano, y elegimos con que queremos tocar. Es muy importante conectar un cable a tierra que siempre debe de ser tocado para poder cerrar el circuito. Al principio jugamos de uno en uno pero poco a poco experimentamos entre varios, y somos conscientes de cómo necesitamos a los demás para cerrar el circuito y que suene el piano.


En otras ocasiones habíamos experimentado sobre el suelo, pero la seño nos propuso llenar los cuencos de agua para tocar el piano a través de ella. Algunos pensaban que la seño nos estaba gastando una broma hasta que vieron sacar el makey makey.

Primero empezamos experimentando con los dedos y de dos en dos,.... uno cogia el cable tierra y el otro tocaba, para ello debían de darse la mano.
Pero pronto descubrimos que era más divertido si invitábamos a algún amigo a jugar.




Tras esto se nos ocurrió otra idea,... ¿Qué pasaría si hacíamos una super cadena todos juntos? ¿Sonaría?





Así íbamos viendo cómo pasaba la electricidad por nuestro cuerpo, y si alguno se soltaba descubríamos quién había sido. También aprendimos que al tocar la ropa no sonaba, debía de ser la piel.
Al final pensamos que una manera muy divertida de terminar la tarde era quitarnos los calcetines, y experimentar con los pies.




Nos lo pasamos genial, nos reímos un montón y comprobamos como a través de los pies también pasaba la electricidad.


4 comentarios:

  1. Pero que guay!!! Muy divertido tiene que ser

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Alucinada estoy....!! Felicidades, Marta, por tus propuestas innovadoras. Un beso manchego.

    ResponderEliminar